HISTORIA

El mercado de Tirso de Molina empezó a funcionar como uno de los principales mercados de abastos de Madrid para los incipientes barrios de la orilla derecha del río Manzanares, y fué durante la Guerra Civil, pocos años después de su inaguración, un edificio inmerso en la intensa defensa de Madrid que hizo del eje del paseo de Extremadura un frente de batalla. 

El Mercado Municipal de Tirso de Molina fue construido en el año 1932, obra de Luis Bellido, constructor también del Matadero de Madrid. Este edificio es uno de los ejemplos existente de la arquitectura civil de la Segunda República.

 

Uno de las curiosidades que conserva este mercado de esa época es dos vigas rotas partidas por la mitad con restos de metralla de un obús que estalló en 1936, debido a que el Mercado Tirso de Molina estaba situado en la «zona roja», en pleno frente de batalla.

ARQUITECTURA

Nuestro mercado en Madrid es un edificio de fábrica del año 1932, fue un proyecto diseñado por el arquitecto Luis Bellido , conocido por la creación del edificio del Matadero de Madrid. Fue creado en el marco de un Plan General de Mercados Municipales impulsado por la Segunda República para el abastecimiento de la capital. El edificio posee un zócalo de granito y un exterior de ladrillo, con un piso de altura interior.

EL EDIFICIO

La arquitectura industrial en ladrillo de los mercados madrileños de las primeras décadas del siglo XX destaca por la presencia en su estructura de restos de impactos de obuses de la Guerra Civil que hacen de nuestro mercado en Madrid un lugar único.

El edificio tiene el encanto propio de los antiguos mercados de abastos, una original arquitectura en la que destacan las fachadas en ladrillo vis.